Escuela de Zhineng Qigong Shen Ji         

    - Un Camino de Vida -



Testimonios

Abrimos este nuevo apartado para que todo aquel que lo desee, pueda aportar testimonio sobre su experiencia personal con la práctica del Zhineng u otros estilos de Chi Kung. 

Si crees que tienes algo que aportar, por favor, no dudes en compartirlo. Puede ser de gran ayuda. Os doy las gracias de antemano y espero que este apartado se llene de Vida.

Envíanos tu Testimonio a: escuelashenji@gmail.com


Testimonio

Hace 2 años me diagnosticaron un nódulo en el pulmón izquierdo y rápidamente me quitaron el lóbulo inferior de dicho pulmón con todo lo que eso conlleva. La biopsia confirmó que era un adenocarcinoma. Curiosamente, dos días antes de operarme un masajista (al que acudí porque sabía que tenía por delante un buen tiempo de poco movimiento) me sugirió esperar y trabajar eso de otra manera para ver su evolución. Le compré un CD de Hammer. Yo en ese momento seguí las indicaciones médicas.

El haber realizado dos cursos de formación Gestalt me ayudó a afrontarlo de forma positiva. No obstante, sentía la necesidad de trabajar algo más espiritual para poder entender mejor todo el proceso y decidí asistir a los talleres de Terapia del Alma con Avihay. Allí pude atisbar otras vidas, el que todos somos uno y recuperar mi fe. Justo terminando el último taller en una revisión me quitaron un melanoma en la piel en la zona del pulmón izquierdo y detectaron otro nódulo en el mismo pulmón. Tanto la oncóloga como el cirujano me aconsejaban operarme de nuevo. Yo no estaba preparada para una nueva operación y me centré en mi poder de autosanación. Los médicos entendieron mi decisión y esperamos 4 meses para un nuevo PET.

Me hizo gracia el comentario de mi pareja: "Claro, él es cirujano y aconseja operar. Tú eres músico y si te preguntan a qué clases apunto a mi hijo/a le recomiendas que a música". Me encomendé a la Santina de Covadonga, repasé de nuevo mi dieta alimenticia, escribí a Josep Pámies que conoce muy bien el poder curativo de las plantas y busqué la ayuda de varios expertos de medicinas alternativas como Miguel Ángel, Alejandro, Margarita, Li y Maria José. Seleccioné muy bien lo que veía o no en la televisión, mis lecturas, mis paseos y las conversaciones con la gente. No tengo palabras para agradecer toda la ayuda que he recibido y el gran apoyo por parte de mi familia y amigos.

Comencé a meditar sola en casa (algo para lo que nunca sacaba tiempo) y a través de un compañero de formación descubrí el Zhineng Chikung. Algó nuevo se despertó en mí ya que durante los dos meses de vacaciones lo practiqué 4 horas diarias. Es una práctica que seguirá conmigo. La ayuda recibida por Master Zen y Antonio María Rabaneda han sido clave en este proceso. Resalto de Antonio su ayuda en mi reconciliación con la música y mi trabajo, entender la magnitud de los 8 versos, sus ejercicios personalizados y las meditaciones para enviar información de sanación a mi cuerpo.

Las siguientes pruebas han confirmado el poder de sanación de esta práctica: primero reducción y posteriormente desaparición del nódulo. La explicación médica ahora es que entonces no se trataba de un nódulo.

MUCHAS GRACIAS ANTONIO. ES UNA SUERTE TENERTE EN MÁLAGA

  Carmen Covadonga Sánchez Friera


Testimonio  

Hoy día 1 de mayo puedo decir que hace ya un año que estoy en el camino que me ha marcado el Chi Kung. Fue el mayo del año pasado que me personé a mi primera clase, decidida a empezar de nuevo con otra (de entre tantas que a lo largo de mi vida he realizado) modalidad para trabajar mi cuerpo y mi mente. La vida, Dios, las fuerzas del Universo… llamadles como queráis. Es ella (él, ellas) la que me guió para que iniciase este camino de no-retorno hacia la LUZ. Esta vez, mi guía fue una bellísima persona y compañera de profesión que con su explicación encendió esa llamita que todos en alguna ocasión hemos sentido en nuestro interior y que ilumina esta nuestra senda. En este escrito no voy a hablar de curación de enfermedades físicas pero sí de una que tiene que ver con el ALMA. Esta enfermedad a veces es casi peor que algunas de las dolencias que podemos llegar a padecer. No se ve. No se puede tocar. No se puede radiografiar. A veces, incluso, no nos atrevemos a hablar de ella. La ocultamos detrás de un “estoy bien, gracias”, “voy tirando”, “tengo ganas de que llegue el viernes!”, etc. etc. Ahora, estos síntomas me resultan perfectamente visibles, en mi (todavía y por supuesto) y en los demás. Puedo reconocer en las  miradas el desconcierto, la soledad, el desespero, la desubicación, el ‘vagar por este mundo porque me ha tocado vivir’, el desamor… y un largo etcétera que ahora me atrevo a resumirlo con una sola palabra: 

MIEDO.

Siempre me he reconocido como una persona con miedo. Un sentimiento muy presente a lo largo de toda mi vida y con muchas dificultades para superarlo (y también para esconderlo ante las miradas de los demás). Miedo a decir lo que siento y lo que no siento, miedo a defender mis ideas contrarias a las de los demás, miedo a no querer, miedo a no estar a la altura de los demás, miedo a no ser ‘lo suficiente’ que debiera… y, después de un gran etcétera, miedo al miedo. Ahora todo ha empezado a cambiar y a ser diferente. YO he empezado a cambiar y a ser diferente: siento, hablo, miro, sonrío, pienso, abrazo y beso diferente. Hay dos palabras, dos sentimientos, que han empezado a ocupar un lugar preferente en mi vida: 

AMOR y GRACIAS

Oír los latidos de mi corazón y sentir como vibra ha sido una de mis últimas y más emocionantes experiencias. Qué lejano que lo tenía y que fuerte que lo siento latir ahora. Decir sin miedo ‘te quiero’, sin esperar nada a cambio, amar sin condición y sin clasificaciones. Es como una onda expansiva que puede abarcar el mundo y el Universo sin apenas esfuerzo. Me siento como una viajera que emprende con ilusión este camino que no tiene marcha atrás. !Toda una aventura¡. Gracias… gracias por haber vivido lo bueno y lo malo, gracias por vivir, por darme cuenta que mi conciencia empieza a despertar, por haberme encontrado con personas que me hacen crecer, gracias por sentirme parte del Universo, por sentir que me muevo a su ritmo y por percibir su luz. Gracias por estar en este punto concreto de mi proceso de evolución y por la espera de todo lo que la vida me quiera regalar.

GRACIAS! Os quiero y os abrazo.

Laura


Testimonio

Hola!! Quisiera compartir la experiencia que he tenido y sigo teniendo con el chikung, es difícil poner palabras a la practica para mi, ya que hay mucho sentimiento en este trabajo y a veces lo que se siente solo se siente sin mas.... pero bueno me animo a expresar un poco mi experiencia. Es fantástico!!!! a través de la practica he conseguido encontrar mucha calma en mi cuerpo y en mi corazón, todo se fusiona y se integra como un todo cada vez que lo hago, yo me hago parte de ese todo mi cuerpo, con mi corazón, con mi mente, con la tierra, con el cielo, mis compañeros....llego a comprender, sentir y ver como todos somos parte de todo, aunque intelectualmente esto lo creo y lo pienso, con la práctica lo siento y lo siento no con la cabeza si no con el corazón, lo cual me ayuda a llevarlo y aplicarlo cada día a mi vida cotidiana con más conciencia y comprensión, mi vida por tanto cada día va transformándose en estados cada vez más agradables y de disfrute con todo, todo se transforma cada vez más positivamente, todo empieza a llenarse de amor, empezando por mi cuerpo y expandiéndose hacia afuera luego. Es necesario para mi agradecer enormemente a Antonio ya que su calidad de trabajo no solo me parece excelente, su entrega y generosidad y respeto con su conocimiento me resulta admirable y me da un hermoso ejemplo para el camino de mi vida, gracias maestruli.!!!!!

Animo a cualquier persona que se anime a emprender este camino que nos mantiene reconciliados con nosotros mismos y por lo tanto con esta hermosa vida que tenemos para vivir y disfrutar. Gracias.

Emilia.     


Testimonio
Desde el Corazón.

Conocí a Antonio en el año 2003. Por aquel entonces me había trasladado a vivir a Málaga y tenía un grupo de personas a las cuales les daba clases de Wingchun.
A raíz de un artículo que escribí sobre este estilo de kungfu, fue como conocí a mi Maestro, amigo y hermano ya que hubo un punto de encuentro y empezamos a entrenar e intercambiar conocimientos entre ambos.

Desde el primer instante fue pura conexión ya que Antonio vibra en el más puro amor y seres así te tocan muy adentro.
Mucha amistad, mucho cariño, mucho compartido...y al final él se marchó justamente a donde yo había vivido (Barcelona); pero no se fue sin más... me ofreció un regalo que encendió la chispa que ahora ilumina mi interior: El Zhineng Chikung. La vida en su estado más puro nos ofrece la oportunidad de evolucionar; y así después de mucho sufrimiento, mucho dolor por cosas que todos tenemos que experimentar, empecé a caer en un lugar oscuro de mi mente al no soportar todo lo que el destino me traía. Conversaba casi a diario con Antonio, y siempre estaba ahí para darme su calor; y recuerdo perfectamente como me decía.... tú tienes las herramientas y además el Zhineng.
Así que aunque todo era un caos a mi alrededor e incluso dentro de mi propia mente; empecé a centrar mi atención en lo más hondo de mi corazón a través de la aceptación, la renuncia, el perdonarme y perdonar, amarme y amar y sobre todo a una constancia en la práctica e investigación de las emociones a través del Zhineng Chikung y el  estado de quietud para conocer mi propia verdad interior, y así murió todo lo que era y volví a nacer siendo alguién totalmente distinto.

Como no podía ser de otra forma, empecé a viajar a BCN para hacer el curso de EL ARTE DE LA AUTOCURACION , Y las experiencias con mis herman@s, con Antonio en estos retiros no se pueden describir con palabras...el amor, el gozo, la plenitud, la conexión con el todo...los abrazos sinceros, las lágrimas de pura vida brotando por mis ojos...La Magia nos envolvió a todos y Antonio volcó toda su alma para transmitir su esencia e impregnarnos con la Sabiduría del Corazón

Ahora ya nunca seré el mismo, mi vida la dedico a aprender a amar, a sanarme y a sanar a quién lo necesite, a compartir todo lo que aprendo cada día, a practicar con la intención de Ser y todo ello gracias a las personas que como Antonio... han decidido hacer de éste mundo un lugar mejor.
 
Aprovechad la ocasión de dejaros tocar por sus enseñanzas, abriros a vivir con el corazón desterrando el miedo...os aseguro que vuestra existencia yá nunca será igual.....

          ANTONIO....GRACIAS POR TODO
  

Pedro Ramal Lozar   


Testimonio 

Escuchándome.     

Con los años me fui dando cuenta como mi cuerpo me iba hablando y yo no le escuchaba lo suficiente.   Llegué a límites excesivos de estrés y auto exigencia que me pasaron factura por no tenerme en cuenta, viviendo siempre desde fuera. Vivía con el corazón atado, pendiente de las demandas afectivas-emocionales de los demás; no sabía decir “no” pues me dolía el sufrir del otro. El tiempo me enseñó que a veces, no ayudamos sino que  interferimos en el camino de los demás y no permitimos su avance. Mi cuerpo se expresaba y yo continuaba viviendo sin reconocerme, sin valorarme, sin saber quién era realmente. La primera parada en este viaje de la no escucha fue en seco. Mi tiroides me dejó casi inmovilizada, mi corazón iba a 136 pulsaciones, mi sistema nervioso se desbordó  y mi cerebro no permitía pensar más de una acción solo podía hacer cosas si las hacía muy poco a poco. Los mensajes eran claros. La doctora quiso darme pastillitas y me dijo que era una enfermedad autoinmune. Le contesté que si mi cuerpo estaba comprendiendo erróneamente una orden y estaba destruyendo mi glándula tendría que encontrar la manera de cambiar esa información. Ella sonrió y me dijo que yo no podría hacer nada al respecto. Le dije que necesitaba tiempo. Y empecé a escuchar a mi cuerpo e intentar darle lo que necesitaba cambiando actitudes en mi vida diaria. Empecé a meditar con respiraciones y visualizaciones. 

Con el tiempo mi tiroides empezó a funcionar correctamente. Las presiones en mi trabajo me exigían ir muy alerta, pues ahora yo ya sabía donde no debía dejar mis energías, pero los conflictos y tensiones eran bastante habituales. Las cargas de 27 años de trabajo con bebés empezaron a salir y mis huesos también protestaron. Volvía de manera diferente a encontrarme inmovilizada. Sufría de pinzamientos cada vez más seguidos hasta que apenas pude caminar, tenía que ir descansando en bancos o coger el bus para llegar a casa; no podía estar de pie un ratito corto, ni sentada mucho rato. Mi espalda no podía reposar en una silla tenía que estar recta. Imposible sentarme en el suelo ni dormir boca arriba. Las resonancias magnéticas dieron la información: mi columna era recta, provocando dolores en cervicales y dorsales, tenía una fisura anular, tres discopatías, desgaste y en la cadera artrosis y un atrapa miento a causa de un quiste. Sabía que debía aprender a aceptar la situación, comprenderme y buscar aquello  que debía cambiar en mí. Quería mejorar en todos los aspectos, pero no sabía por dónde empezar y me sentía bastante frustrada por los continuos pinzamientos que me iban inmovilizando cada vez más. Mi mente se quedaba enganchada en el dolor y mi estado emocional no iba a mejor. Ya no podía hacer nada de lo que yo hacía y me gustaba.

Busqué para hacer Chi Kung pero no sabía dónde. Y empecé a hacer Pilates que me ayudaba a reforzar con seguridad. Unos meses después supe que justo los mismos días al acabar la sesión,  hacían Chi Kung. ¡Sorpresa ¡ … casualidad…?. Y así empecé Chi Kung en septiembre, desde la primera clase sentí que era lo que iba buscando. Había encontrado algo que me gustaba y que podía hacer, aunque mi movilidad dejara mucho que desear. Tenía que sentarme varias veces durante la clase pues no podía estar de pie mucho rato. Y gracias a hacer antes una hora de estiramientos con Pilates, podía aguantar mejor la clase de Chi Kung.  A los dos meses fui al curso intensivo en Poblet y pude hacerlo con facilidad sin sentarme apenas, allí supe que Zineng Chi Kung era sanador.  Después de hablar con Antonio, me aconsejó practicar cada día y me organizó un programa. Aquí, se originó el gran cambió. Empecé a practicar diariamente y junto con los cursos intensivos, mi vida fue tomando otro sentido en todos los aspectos.  Físicamente empecé a mejorar: ahora tengo menos lumbagos, y si los tengo, me duran pocos días, también he podido reducir el dolor intenso, la inflamación en las articulaciones (pies, rodillas, muñeca); la tendinitis del brazo está desapareciendo casi por completo; tengo más movilidad y fuerza; y he empezado a hacer pequeñas cosas que me gustan, disfrutándolas sin tantas molestias (empezar a salir de nuevo, ir al cine, caminar por la montaña…etc).  Pero sobre todo observaba como en la vida diaria se estaban ocasionando unos cambios sin que yo los buscara conscientemente que me llamaban la atención. La calma interior se iba acomodando en mí. Si me encontraba en medio de ciertas situaciones conflictivas, observaba como emocionalmente, no me alteraba como antes y podía poner la distancia necesaria sin que me afectara más tarde. Me sorprendía también, en mi entorno, como cambiaban las relaciones con los demás, sobre todo, con personas que apenas nos comunicábamos; notaba como volvían a acercarse a mí con respeto y afecto. Y sobre todo notaba esa alegría que iba saliendo de mi corazón y me hacía sentir cada vez más feliz. Caminar por la vida apoyándome en la práctica me está facilitando el irme reconociendo por quién realmente soy, dándome cuenta que lo que creía ser, sólo era “mi personaje”, o sea, aquello a lo que aprendes a ser en esta sociedad, y sin darte cuenta acabas creyéndote que eres tú mismo. Cuantas creencias, apegos y juicios nos tapan nuestro verdadero ser y nos anula. Y cuanto nos cuesta reconocerlo. Antes  de empezar a practicar, intentaba cambiar actitudes controlando mis emociones, pero con poca comprensión y justificándolo todo con mi mente. Ahora va viniendo por sí solo, es como pasar del invierno al verano, nos vamos quitando ropas y nos vamos sintiendo más livianos, sin tanta carga pasada y sin tantos replanteamientos futuros. Sentimos, escuchamos, vivimos, y comprendemos. Y la paz interior emerge y te va ayudando a confiar en el momento presente. Percibo como el verdadero amor se va calando, invadiéndome… y desde el corazón siento una sensación de paz interior y alegría que me llena. Es como mirar con otros ojos, sin velos, sin juicios, pudiendo ponerte en la piel del otro, sin que te dañe; comprendiendo, aceptando y mirando la vida con confianza. Y cuando la inseguridad o los miedos resurgen, ya es diferente, me escucho, siento y tengo la certeza que encontraré de nuevo el camino hacia la luz.

Ya nada puede ser como antes…, la sencillez como persona que era lo que amagaba, se asoma, me atrapa y me parece tan bello y tan grande. Buscar ser, cuando ya era y en cambio no me reconocía. ¡Y no hablemos de mi calidad de vida! ... ahora que empiezo a poder vivir disfrutando de aquellas pequeñas cosas que me hacían sentirme tan viva, gracias a la agilidad y fortaleza física que voy recuperando. Y al mismo tiempo que siento mi cuerpo vibrar de otra manera, me doy  cuenta, cómo se va transformando mi confianza, mi seguridad emocional porque nada está separado. Lo que me maravilla en este despertar de mi conciencia, es poder empezar a sentirme parte de todo y lo que esto representa para mí, pues me hace ser más responsable de mis actos, de mi energía. Así voy aprendiendo a caminar, a conocerme, a ser; intentando vivir cada instante desde el amor. Y para acabar, deciros, que me alegra haber podido reconocer mi propósito de vida que es “amar la vida desde la libertad de mi corazón”.                                                         

Maribel Puig 


Testimonio

Soy enferma de ELA , diagnosticada hace un año y medio. Mi cuerpo ha ido mutando a una velocidad vertiginosa, pero el pasado dia 13, mi cuerpo empezó a recuperarse.Llegué con silla de ruedas, pues no podía apoyar los talones en el suelo, con intensos dolores de caderas, con mucha rigidez en todas mis extremidades y sin fuerzas.Salí del curso, apoyando los talones en el suelo y sin dolores.En el transcurso de esta semana, he seguido practicando zhineng qigong y los cambios han avanzado. A día de hoy vuelvo a tocar el piano ( hacia medio año que dejé de tocarlo ), cada día camino mejor y hoy por primera vez , pude mantenerme de pie y moviendo mi cuerpo a la vez sin apoyos.Es asombroso, todo lo que me está dando el zhineng qigong !!.Estoy feliz y agradecida a la vida por esta oportunidad de aprender a vivir !!Doy las gracias al maestro Wei, a Antonio Rabaneda por el empujoncito que me dió cuando el miedo se apoderó de mi ser, y a los compañeros por su amor y ánimos.

Graciaaaaassss.

Meri


Testimonio

Hola Antonio, que decirte… gracias infinitas por enseñarme la forma del Zhi-Neng, gracias porque con esta maravilla he transformado mi vida para mejor y con ello la vida de los demás. Gracias por traer a Wei,, ya que su taller ha sido un antes y un después, como todos los talleres impartidos por ti, pero el hecho de practicar 4 días con un gran maestro, han hecho mella en mi. Una vez me comentaste que el día que me diera cuenta del poder de curación que tenía en mí, me sorprendería… Y así ha sido.Desde hace ya dos meses voy haciendo a diario la forma cada día, antes era cuando me la pedía el cuerpo, que como es inteligente, siempre había un momento que la pedía, ahora haciéndola cada día ya me he transformado para mejor, y con el curso de Wei... el hecho de tomar conciencia de uno mismo y todo lo que nos rodea ha sido muy enriquecedor, pero también al pulir detalles de la forma, sutilezas… Ha sido un antes y un después. También ha sido un regalo conocer a gente maravillosa en el taller que realmente son gente que te acompañan en el aprendizaje de momentos muy intensos de crecimiento personal…. Al llegar a casa mi hija pequeña Greta estaba con bronquitis y ledije que si quería la podía ayudar… solo quiso una vez… La persona que tiene la dolencia es ella la que tiene que estar dispuesta...Pero para mí fue importante... porque era la primera vez que ponía en práctica la curación de forma consciente y con las enseñanzas de abrir y cerrar de Wei como forma de tratamiento…Al cabo de dos días mi hijo Jan tenía dolor en un tobillo por una torcedura, sin llegar al esguince creo… El me permitió hacerle tres o cuatro sesiones y fue una maravilla como mejoró y curó. al cabo de dos días Eulàlia mi compañera, me pidió que le arreglara la espalda ya que le dolía de cansancio y agarrotamiento … Y también mejoró. Hasta ayer mismo que yo tenía la tripa indispuesta me hice Zhi-Neng y hoy estoy muy bien.Es una maravilla poder ayudar a los demás y es una maravilla experimentar como hacerlo con el Zhi-Neng.Un abrazo amigo.  

Hasta pronto.

Joan






Email
Acerca de